jueves, 11 de julio de 2024

Lluvia


Compostela, 11 de julio. Llueve. En realidad, lleva nueve meses lloviendo.  Desde que empezó, el 13 de octubre, las semanas sin lluvia han sido siete, pero nunca más de dos seguidas. En Santiago la lluvia siempre fue arte, pero este año las performances de impermeables agitados por el viento y los diálogos que se establecen en la plaza del Obradoiro entre las gaviotas que llegan desde Finisterre a ver al Apóstol y los paraguas que salen volando de manos de sus dueños, han sido constantes. Hoy tenemos cierta visibilidad, pero ayer a estas horas tuve que darle indicaciones a la Santa Compaña, que entre la niebla cerrada y el GPS de Google, llegó extraviada a la rúa das Hortas. Aun así, no nos quejamos; en cuanto tengamos dos meses seguidos de sol, nos acordaremos del cambio climático como el que más, pero de momento nadamos en abundancia (nivel de los embalses de Galicia, 82%). ©Antón Rodicio 2024

No hay comentarios:

Publicar un comentario